El edificio de educación infantil está adaptado a las necesidades de los niños de 3 a 6 años facilitando su autonomía.